Menu

En los últimos días, todos estamos siguiendo los cambios y cancelaciones de encuentros, compromisos sociales, eventos y planes de trabajo. Todas las actividades han sido ajustadas, dando prioridad a la seguridad y salud debido al coronavirus. Sabemos lo difícil que es este momento que de alguna manera nos corrió del formato y de la esencia del voluntariado: trabajar codo con codo, construir con manos y corazones, estar juntos, compartir y colaborar.

Hoy escribo con el objetivo de inspirarlos, para que como voluntarios comprendan la importancia de nuestra labor, especialmente ahora en el medio de esta pandemia. Es en los tiempos de crisis que las personas se necesitan más las unas a las otras. Amabilidad, cordialidad, solidaridad y voluntariado deben marcar su presencia.

En las últimas semanas, hemos experimentado miedo, inseguridad, frustración. Hemos tenido que adaptarnos a grandes cambios en la rutina, en la convivencia con amigos y seres queridos, en las herramientas de trabajo, etc. Efectivamente, hemos aprendido mucho de todo esto. ¡Ahora es el momento de transformar esta vivencia y conocimientos adquiridos en actitudes positivas!

La pandemia del Covid19 nos hace pasar por olas de sentimientos y actitudes:

Una primera ola de Inseguridad y miedo: consumir excesivamente, dispersar todo lo que se oye, irritarse, quejarse, sentir frustración.

Siguiendo la ola de Cambios y Aprendizaje: Identificar emociones, ser consciente de la situación, hacerles frente a las frustraciones, reconocer que se es superior a la situación, informarse con lo que es relevante, desprenderse de lo incontrolable.

Y finalmente la ola que nos trajo Conocimiento y Acción: valorar lo que realmente importa, tener actitud y contribuir, practicar la empatía, mantener el buen humor, sembrar amabilidad y optimismo, vivir el presente, compartir buenas prácticas, fomentar la armonía, cooperar y compartir, ser amable, ser cordial, ser solidario y practicar voluntariado

El voluntariado más importante que se debe practicar hoy en día es mantenerse seguro y saludable para brindar confort y para ser una fuente de esperanza y resistencia para el futuro.

Todos estamos en el mismo mar, pero, sin embargo, navegamos en barcos diferentes. Algunos más vulnerables, otros más frágiles y quizás algunos, en esta tormenta en alta mar, ¡ni siquiera tengan un barco! Más que nunca, se necesita reunir energía y esforzarse, y con creatividad desplegar talentos y participar. El deseo de ayudar debe ser espontáneo, todos debemos sentir que tenemos que hacer alguna cosa. ¡Se puede hacer mucho!

La distancia social y física y las preocupaciones sobre nuestra propia seguridad no siempre parecen compatibles con una actividad voluntaria. Por eso es esencial acceder a herramientas que nos ayuden y a sugerencias de maneras correctas y seguras de actuar.

– Infórmese en las organizaciones donde ya actúa o actuó como voluntario.

Hable con los líderes de la organización y escuche las demandas y cómo puede contribuir y actuar como voluntario, de forma remota o en persona.

Busque páginas web que divulgan oportunidades de participación de voluntarios:

Estas son algunas plataformas web en español:

https://www.hacesfalta.org/oportunidades/virtual/buscador/listado/

https://voluntariadoyestrategia.com/

https://www.idealist.org

– Si tienes una organización, debes adaptarte:

Se trata de adaptarse al nuevo método: telefonía e internet. Ya sea que usen o no tecnología, los voluntarios deben ser guiados con la misma competencia gerencial. Una organización preparada para recibir voluntarios cara a cara también puede estar preparada para recibir voluntarios digitales y remotos. Debe haber compromiso, dedicación, y conocimiento de las responsabilidades.

Para coordinar las actividades de voluntariado, los líderes deben trabajar con herramientas de internet y tener la costumbre de responder rápidamente a los correos electrónicos o mensajes de los voluntarios. Es de suma importancia que las actividades solicitadas o propuestas estén claramente descriptas, incluyendo lo que se espera del voluntario y cuándo. El monitoreo, agradecimiento, reconocimiento y apreciación de su trabajo también es esencial.

La tecnología está a nuestra disposición para promover el voluntariado como una dimensión de ciudadanía que quiere ser participativa, activa y corresponsable. Es un espacio para la solidaridad y el apoyo en un momento tan delicado y desafiante que enfrentamos.

– Si necesitas ideas, puedes inspirarte con esta lista:

Algunos ejemplos de actividades que el voluntario remoto puede realizar:

  • Contribuir ayudando a aumentar la toma de conciencia sobre seguridad y salud
  • Inspirar a la comunidad virtual sobre el voluntariado
  • Actuar como diseminador de causas y proyectos
  • Donar sangre
  • Desplegar los talentos: coser, tejer, contar cuentos, dominar idiomas
  • Grabar audio libros
  • Realizar asesoramiento online
  • Organizar o respaldar campañas de recaudación de recursos materiales y financieros
  • Traducir documentos y contenidos
  • Buscar noticias o publicaciones relevantes en internet
  • Apoyar la gestión de los medios sociales
  • Producir vídeos contando cuentos
  • Atender llamadas de teléfono o chats de una línea de prevención del suicidio, garantía de derechos, denuncias de violencia
  • Enviar una tarjeta o carta virtual para los más aislados: niños en orfanatos, albergues, ancianos en asilos
  • Localizar el centro de crisis más cercano y verificar si hay cómo participar en persona y tomar todas las precauciones y usar todo el equipo de seguridad necesario
  • Crear vídeos institucionales para capacitar mediante vídeo clases
  • Hacer planes alternativos para celebrar los cumpleaños de los niños en refugios y adultos mayores
  • Difundir mensajes alegres y positivos en tu vecindario, entre amigos y en las redes sociales
  • Proteger temporalmente a los animales de los refugios u organizar campañas en línea para su adopción
(Yuganov Konstantin / Shutterstock.com)

En tiempos de oscuridad profunda, no necesitamos apenas luz – necesitamos ser luz el uno con el otro” Parker Palmer

Alrededor de todo el mundo los voluntarios siguen comprometiéndose. La distancia física y el aislamiento social no significan que estamos solos. Lo que realmente importa es que tú hagas, sigas haciendo e innoves tu trabajo voluntario para que se adapte a estas nuevas circunstancias. Porque esta crisis realmente llegará a su fin y cuando eso suceda, te garantizo que saldrás más fuerte. ¡Inspirar y reflexionar es posible!

La crisis ha cambiado nuestra manera de actuar, las formas y las decisiones para donar dinero, recursos materiales o nuestro tiempo como voluntarios. Sin embargo, no cambian nuestros valores y propósitos. Los retos son grandes, hay que tener creatividad y mantener mucha comunicación.

Esperanza de días serenos y mares calmos para navegar todos juntos… sí todos, con seguridad y alegría.

 

 

 

*Silvia Maria Louzã Naccache es oradora y consultora en el área de Voluntariado, Responsabilidad Social, Desarrollo Sostenible y Tercer Sector. https://www.facebook.com/silvia.voluntariado

El texto original de este artículo fue escrito en portugués.

PARTICIPA EN EL DÍA DE LAS BUENAS ACCIONES