Menu

Son múltiples los estudios que se concentran en analizar y medir los beneficios generales del voluntariado activo.

Eric Kim, autor de un estudio sobre voluntariado realizado en el Departamento de Ciencias Sociales y conductuales de Harvard TH Chan School of Public Health, dice que “El voluntariado podría ayudar a enriquecer nuestras propias vidas fortaleciendo nuestros lazos con los demás, ayudándonos a tener un sentido de propósito y optimismo, y protegiéndonos de sentimientos de soledad, síntomas depresivos y desesperanza”.

Después de casi un año de confinamiento, restricciones y aislamiento, cuyas secuelas a nivel físico y mental aún no las tenemos claras, se vuelve indispensable encontrar formas creativas de sentirnos útiles y activos, realizando un voluntariado activo.

El voluntariado renovado, reinventado y adaptado a las nuevas circunstancias se vuelve entonces una herramienta espectacular y probadamente eficiente para mantener la salud mental y la buena actitud, a la vez que nos mantiene optimistas y nos permite planear y visualizarnos en el futuro.

Sin embargo, nos surge el interrogante sobre cómo planear y ejecutar proyectos de voluntariado activo en esta nueva realidad, dónde las restricciones son muchas y el libre tránsito escaso.

Hace ya un año que desde el Día de las Buenas Acciones nos vemos enfrentados al gran reto de seguir activos, conectados y marcando la diferencia a pesar de la situación, y creemos haber encontrado algunas claves del éxito.

¿Qué hicimos, qué hacemos y cuáles son nuestros planes a futuro?

Son muchas las ideas que hemos ido desarrollando y las que seguimos planteando con el objetivo de mantenernos activos, presentes y Haciendo el Bien alrededor del mundo.

En cuanto se declaró la pandemia, debimos reinventarnos rápidamente para lograr mantener el entusiasmo que todos los voluntarios alrededor del mundo tenían de cara al 29 de marzo de 2020, que era el Día de las Buenas Acciones Mundial.

La realidad nos reventó de sorpresa en nuestra cara y nos dimos a la tarea de buscar el modo de que el domingo 29 de marzo sea un gran día con mucha actividad y presencia en redes sociales, donde todos los países nos conectemos y nos ayudamos para lograr impactar y marcar la diferencia.

Durante 24 horas publicamos en las redes nacionales, regionales y mundiales videos con ideas de buenas acciones para hacer desde casa, enviados por nuestros voluntarios de todo el mundo. Pudimos aprender y enriquecernos con ideas replicables en tiempos de pandemia de países tan distantes como Rusia, Australia, Bolivia, Nigeria y Cuba. De esta manera, transmitimos unidad y sentido de pertenencia, además de lograr presencia virtual y de educar sobre el voluntariado activo y virtual a todos nuestros seguidores y espectadores.

Luego de ese gran día, nos dimos a la tarea de mantenernos en contacto permanente con toda la red de aliados y voluntarios alrededor de la región por medio de charlas y entrevistas virtuales semanales con un formato informal, dónde todos los participantes podían preguntar, mandar saludos y comentar.

Por otro lado, nos abocamos a mantener activo nuestro blog en español, un espacio colectivo donde todos son bienvenidos a escribir y participar, lo que nos permitió tener un espacio abierto para la reflexión y para compartir experiencias de vida.

Lanzamos un boletín bimensual en donde, además de comunicar noticias y contar de los avances y novedades institucionales, compartimos el bien hecho alrededor del mundo como instrumento para dar ideas y motivar.

Renovamos nuestro sitio web, el cual permite tener interacción con personas de otros países, descargar material útil para la elaboración de proyectos, inscribir proyectos y estar enterados de todo lo que acontece dentro de nuestro movimiento global, así como los planes a futuro de este.

En noviembre realizamos una conferencia virtual de dos días de duración, en donde el primer día trabajamos sobre herramientas para el enriquecimiento personal e individual, y el segundo nos enfocamos en el voluntariado y en resolver las problemáticas que se dieron con mayor incidencia durante estos meses.

En marzo entrante tendremos una conferencia global, que será la conferencia global de Hacer el Bien más grande del mundo y contaremos con expositores de renombre mundial que compartirán su conocimiento y experiencias. Será un espacio de reflexión y encuentro de los líderes y aliados de nuestro movimiento global.

Como pueden ver, ideas para mantenerse activos y Haciendo el Bien en épocas de restricción y aislamiento hay muchas, pero la clave se encuentra en mantener el contacto permanente con los voluntarios, apoyarlos, darles su espacio de expresión, trabajar en la cohesión del grupo, motivarlos y dar acompañamiento a sus ideas y planes.

En este tiempo tan complicado, la comunicación con nuestros compañeros y amigos del movimiento ha sido la clave de nuestro éxito y dinamismo. Hemos apoyado de manera constante a los colaboradores alrededor de la región para que continúen activos, realizando proyectos acordes a la nueva realidad.

Juntos, conversando, analizando y apoyándonos mutuamente hemos logrado planificar proyectos de alto impacto que cumplen con los requerimientos actuales. Ya sea cubriendo alguna necesidad específica surgida por la pandemia, o simplemente haciéndose presentes e invirtiendo tiempo en poblaciones vulnerables, hemos continuado marcando la diferencia y logrado Hacer el Bien.

De esta manera, seguimos haciendo lo que tanto nos gusta: un voluntariado activo, en donde tanto el que da como el que recibe, ganan.

voluntariado activpo

PARTICIPA EN EL DÍA DE LAS BUENAS ACCIONES