Menu

El voluntariado se define como un acto realizado en beneficio de otros, pero esto no quiere decir que el voluntario no nos beneficie a nosotros mismos. Está comprobado que hacer el bien nos hace bien, pero, además, el voluntario recibe lecciones y aprendizajes a lo largo de su camino. Aquí te presentamos seis de las muchas enseñanzas del voluntariado.

Estos aprendizajes pueden arrojar luz sobre los principios de Hacer el Bien e incluso sobre uno mismo. Tanto si decides hacer voluntariado en el extranjero por varios meses o bien invertir unas cuantas horas de tu tiempo recogiendo basura u organizando una venta de panes, aquí te contamos sobre seis aprendizajes que obtienes como voluntario.

  1. Todos tenemos una historia que contar

Cuando realizas voluntariado en una comunidad necesitada aprendes y entiendes que todas las personas tienen historias que contar- una historia acerca de quiénes son y cómo llegaron a estar en el lugar que se encuentran en ese momento. Si bien es importante recordar que cada persona es singular y tiene su propia narrativa, es igual de importante respetar, apreciar y dedicar tiempo a escuchar y compartir esas historias. Tanto si eres voluntario en una casa para la tercera edad, un refugio para personas en situación de calle o un comedor comunitario, reconocer y darles su espacio a las circunstancias individuales y a sus historias te brindará una experiencia de voluntariado completamente gratificante.

enseñanzas del voluntariado
  1. Pequeños cambios pueden generar un gran impacto

Es cierto que pintar un mural, limpiar un jardín o donar ropa puede parecer poco, pero con la actitud correcta, estas pequeñas acciones pueden generar un gran impacto y trascender más allá. Pintar un mural o limpiar un jardín contribuye a embellecer toda una comunidad, mientras que donar ropa puede ayudar a mantener caliente a una persona durante el invierno. En el judaísmo, se suele decir la frase “quien salva una vida, salva al mundo entero”. Teniendo en cuenta esta enseñanzas del voluntariado, te darás cuenta de cómo las acciones diarias y simples que realizas pueden generar un gran impacto y marcar la diferencia.

enseñanzas del voluntariado
  1. Las sonrisas son universales

Tanto si decides ir a hacer voluntariado en el extranjero como dentro de tu propio vecindario, es probable que ya te hayas percatado que sonreír es parte de un idioma universal.  Una simple sonrisa tiene el poder de derribar barreras idiomáticas, culturales, económicas y demás limitantes. ¡Cuando tengas algún tipo de duda, simplemente muestra tu dentadura! Una sonrisa transmite empatía, y la mejor parte es que es contagiosa.

enseñanzas del voluntariado
  1. Gratitud

El voluntariado te da la oportunidad de apreciar todo lo que posees en tu vida, ya que al ayudar a personas con necesidades te puede servir como un recordatorio de lo realmente importante – familia, amigos y salud. Normalmente, al hacer voluntariado logras contemplar tu vida desde otra óptica, posiblemente apreciando los pequeños momentos que te aportan felicidad y bienestar.

enseñanzas del voluntariado
  1. El Voluntariado es un gran aprendizaje

Como voluntario, nunca terminas de aprender. Desarrollas nuevas habilidades, descubres nuevas pasiones, te conoces más a fondo y aprendes más sobre el mundo que te rodea. Aunque suene increíble, el voluntariado cubre todos estos aspectos. Con el voluntariado aprendes y conoces nuevas comunidades, personas, organizaciones y realidades al mismo tiempo que te conoces a ti mismo y aprendes sobre tus gustos y capacidades.

  1. El Voluntariado es un camino de ida

Dejando a un lado el hecho ya comprobado científicamente de que Hacer el Bien es contagioso y genera más buenas acciones, el voluntariado es una experiencia que te acompañará por el resto de tu vida. La satisfacción que uno siente al ayudar a otro ser humano, el sentirse completo y en paz con uno mismo al saber que has marcado la diferencia, y la alegría que hacer voluntariado nos produce, son solo algunas de las muchas razones por las cuales se dice que el voluntariado es un viaje de ida y una forma de vida.

¿Se te ocurren otras enseñanzas del voluntariado? ¡Escríbenos!

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en Goodnet y lo publicamos en este blog con su autorización.      

PARTICIPA EN EL DÍA DE LAS BUENAS ACCIONES