Menu

Mi nombre es Karina, tengo 33 años y soy uruguaya. Desde hace ya 3 años que soy la coordinadora del Día de Buenas Acciones Uruguay, ¡y me encanta este desafío!

Escribo este texto porque creo fuertemente en el voluntariado, en su acción transformadora y en su poder de cambio. Defiendo también el valor de trabajar en redes para coordinar y potenciar nuestro alcance.

Desde mi lugar, trabajo hace más de 10 años para que toda persona que quiera sumar sus manos y su corazón por una buena causa pueda concretarlo. Hace varios años tengo la responsabilidad de ser la coordinadora de la Mesa Nacional de Voluntariado y Compromiso Social de Uruguay, con la cual pude recorrer el país y conocer diversos programas y proyectos solidarios. ¡Hay opciones para todos, temáticas variadas y formas de compromiso en la que nos podemos sumar!

Ser la responsable del Día de las Buenas Acciones en Uruguay es un desafío que tomé con muchísima alegría ya que seguir impulsando a más y más personas a sumarse a esta gran cadena de solidaridad es un gusto enorme. Cada año que pasa, la movida de Buenas Acciones sigue creciendo y llegando a más ciudades y organizaciones; más personas se involucran y contagian de buenas acciones sus entornos.

El pasado año, durante todo el mes de abril (mes que “bautizamos” como mes de buenas acciones) se realizaron talleres, intervenciones, campañas solidarias y actividades en centros educativos, plazas públicas, hospitales y organizaciones sociales, entre otras.

Si queremos cambiar nuestras realidades y contribuir a mejorar nuestro entorno debemos estar juntos y trabajar con objetivos comunes. Muchas veces tenemos ganas y no sabemos cómo o dónde… por eso el Día de las Buenas Acciones es el impulso y el marco para que todos y todas sumemos nuestra buena acción a una causa global, sin perder nuestra individualidad.

Quienes creemos en la participación como agente de cambio y en el voluntariado como herramienta de transformación les estamos esperando. Queremos que nos ayuden, que nos inspiren a nuevas causas, que nos contagien nuevas energías y que nos desafíen a cada día ser mejores.

Como voluntaria les invito a que se acerquen y que no duden. Como coordinadora del Día de las Buenas acciones les agradezco, ya para nosotros son fundamentales. Les aseguro que ayudar ayuda, y que ser parte de este movimiento de Hacer el Bien es un orgullo.

La potencialidad que tiene el Día de las Buenas Acciones es maravillosa y nos permite crear fuertes redes con diversos actores para transformar realidades juntos.

 

Voluntariado en Uruguay

PARTICIPA EN EL DÍA DE LAS BUENAS ACCIONES